11/5/08

La Grotta Azzurra

A las 9:00 de la mañana ,y ya bajo un calor sofocante,me disponía como de costumbre a asomarme a la cala de abajo a ver que mar hacía,cuando a lo lejos ví aparecer a un hombre en bicicleta,y con una gran cartera cruzada-ah! el cartero!
Todo empezó a propósito de las postales,yo hace mas de 15 días que escribí a los amigos para contarles como era Capri,que era una isla inimaginable y que estabamos dispuestos a quedarnos alli hasta acabar con nuestros ahorros,así que pronto llegaron las respuestas..
Pili me contaba sus problemas de trabajo y que estaba dispuesta a dejar su vida de triste secretaria y venirse con nosotros,Antonio y Beatriz seguian de veraneo en casa de los padres de él,en el Mar Menor,en Lo Pagán,contaban que aquello poco a poco iba a estallar,que era como una olla a presión,que el calor era insoportable y las pocas terrazas que habian en la playa estaban invadidas por señoritos madrileños y por unos pequeños vampiros llamados mosquitos...
Llevábamos casi 1 mes en Capri,y nos conociamos la isla como si fuera nuestra,pero habia algo que hasta el momento no habiamos logrado descubrir,la mágica Gruta Azul, o Grotta Azzurra.Su entrada de unos 50 cm. de alto y 1 metro y medio de ancho a nivel del mar en un acantilado, y debajo de ella hay una cavidad que es mucho más grande que la entrada de manera que la luz entra prácticamente toda, volviéndola de un azul turquesa y de una fosforescencia que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo,asi que para ese día decidimos aventurarnos en esa gruta..Pietro era un pescador al que le encantaba que le preguntaramos sobre los misterios y leyendas que rodeaban a la isla,y nos comentó que para visitarla podiamos alquilar un bote que nos llevaba hasta alli,pero sólo si el mar estaba en calma,o también podíamos arriesgarnos por nuestra cuenta,ir hasta la misma altura de la cueva y tirarnos al mar y nadar hacia dentro,eso sí tenía que ser a partir de las 17:00,hora que los botes dejan de entrar...-MOLTO PERICOLOSO!!--PERO É FANTAAASTICO!!!exclamaba el viejo.
Estabamos excitados,los cuatro pareciamos que ibamos a vivir algo que nunca podriamos olvidar y así fué.Despues de 30 minutos de carretera ruinosa llegamos a la zona,aparcamos y bajamos unos peldaños de piedras que llegaban hasta una losa de cemento del cual salían 2 asideros de hierro oxidados y a la derecha la misteriosa entrada.Estábamos solos,la luz de la tarde aún era intensa,y había un poco de oleaje-recordad lo que decía Pietro,que era pericoloso y mirad esas olas como chocan con la entrada!
Sin pensarlo,nos quitamos camisetas y demás y nos zambullimos,entramos los cuatro agarrados a una cuerda que estaba clavada a las paredes y que hacia como guía de entrada,y en cuanto pasamos por ese pequeño agujero nos quedamos boquiabiertos,sin mediar palabra,fascinados por ese azul que llenaba toda la cueva.

A Purita le chasqueaban los dientes y no del frío sino del miedo que estaba pasando,ya que las pequeñas olas llegaban a tapar la entrada de la gruta,ella lo manifestaba así pero la sensación de miedo y fascinación al mismo tiempo la teniamos por dentro los demás también.

1 comentario:

Anónimo dijo...

I want not acquiesce in on it. I regard as polite post. Especially the title attracted me to review the whole story.

Capri